El proyecto de Aptitud Física Constructiva del IEE continúa con éxito en el 2019

Desde el 2018, investigadores, especialistas y técnicos del IEE, que conforman el equipo del proyecto “Generación de información geo-espacial a escala 1: 5000 para la determinación de la aptitud física del territorio y desarrollo urbano mediante el uso de geotecnologías”, comenzaron con esta ardua labor en las principales ciudades del Ecuador.

El Ing. Julio Moreno, responsable del proyecto, explicó que en el 2018  se generó la información geoespacial de 17 ciudades, que corresponde a 961 km2, contribuyendo a 1,6 millones de la población urbana; y que para el 2019, se intervendrá las cinco localidades más densamente poblados del país: Quito, Guayaquil, Cuenca, Ambato y Santo Domingo.

“El anterior año se construyeron y se pulieron las metodologías; gracias a esto, en el 2019,  cubriremos 1348 km2 con un menor número de técnicos, beneficiando 5.3 millones de habitantes”.

Agregó también que, hasta el momento, el proyecto es un éxito, debido a la importancia que tienen los productos generados para el desarrollo urbano y como complemento para la información catastral que poseen los municipios.

Entre otros puntos, Moreno señaló que las actividades del 2019 iniciaron con la contratación del personal y la recopilación de información, principalmente de fotografías aéreas del Instituto Geográfico Militar (IGM), utilizadas en la creación  de mosaicos fotogramétricos, para la interpretación en tres dimensiones de geomorfología.

Durante la explicación indicó que el proceso para obtener la información inicia desde la captura del dato satelital que se interpreta con el uso geotecnologías por parte de especialista geomáticos; a partir de esto, por medio de la realización de trabajos de campo, se obtiene informaciónsobre geomorfología, suelos, tipo de cobertura, usos de la tierra, el ámbito socioeconómico y otras variantes, que al integrarse sirven para la construcción de modelos de síntesis o conocimiento geo-espacial, que en contraste con la información de amenazas naturales da como resultado la capacidad de acogida del territorio (producto final del proyecto).

Según la planificación, se prevé que la intervención en campo será en el mes de septiembre para Guayaquil, Cuenca, Ambato y Santo Domingo, mientras que en octubre, se concluirá con la ciudad de Quito. En estas salidas, también, se realizará  la validación y captura de información, además de la transferencia de conocimiento en el uso de la geoinformación temática generada para técnicos de los municipios correspondientes.

“Cuando se presenta un evento natural, las ciudades que sufren mayor riesgo son las más pobladas. Partiendo de la premisa de que la vida humana es invaluable, este proyecto no debe ser considerado como un tema político de reubicación de viviendas, sino más bien como un criterio técnico necesario que puede salvar vidas; la información generada  servirá para mitigar los daños, en el caso de una nueva catástrofe”, finalizó Moreno.